Quién somos

Quiénes somos

NUESTRA VISIÓN

¿Qué soñamos…?

Un mundo fraterno donde la dignidad de las personas más frágiles y vulnerables sea protegida y valorada con la fuerza de la esperanza y del amor, por medio de la solidaridad y la convivencia armoniosa entre las distintas culturas y religiones.

NUESTRA MISIÓN

¿Qué hacemos…?

Promover la solidaridad y la dignidad de todo ser humano, favoreciendo el protagonismo de los más excluidos, para que sean personas solidarias, conscientes, responsables y competentes en la realidad en que viven y en el mundo.

Promover el valor y la dignidad de la vida humana donde esté amenazada por la pobreza, la exclusión social y el estigma.

Despertar la esperanza, la autoestima y el amor por la vida en las realidades más degradadas, carentes y desfavorecidas, por medio de la acogida, la convivencia, la educación, la promoción de los valores humanos y las potencialidades de cada uno.

Alimentar redes de solidaridad y espiritualidad entre los pueblos que permitan la aproximación, el conocimiento, la convivencia y el respeto entre culturas diferentes.

NUESTROS VALORES

¿Qué promovemos…?

  • Vida
  • Esperanza
  • Dignidad del ser humano
  • Acogida
  • Diálogo entre las culturas y religiones
  • Solidaridad

NUESTRA CULTURA

Nuestra manera de pensar…

– Potenciar África para África
– Optar por las personas más frágiles y marginadas
– Dar autonomia y protagonismo activo a las personas más desfavorecidas
– Adoptar una gestión ética y directa

Nuestra manera de actuar…

Con COMPROMISO
Con TRANSPARENCIA
En PAZ y con RESPETO
En CORRESPONSABILIDAD

Nuestra manera de sentir…

Con espíritu de UNIVERSALIDAD
En FRATERNIDAD
En COMUNIÓN DE IDEALES

ESPIRITUALIDAD

Promovemos una solidaridad comprometida, viviendo la unidad en la diversidad. El valor del diálogo, la armonía y el respeto entre culturas y religiones es uno de nuestros valores inspiradores, por eso nuestros proyectos sociales, de inspiración cristiana, favorecen un compromiso vocacional de personas de diferentes religiones y espiritualidades.

Con nuestras actividades deseamos encender la luz de la esperanza en los contextos más vulnerables, elevando la vida y la dignidad de los más frágiles y desfavorecidos.

Las personas

La Fundación “Semillas de Esperanza” está constituida por:

Un Patronato en España que es el órgano de gobierno que la representa

Ignacio Soria Cabezas de Herrera  (presidente)
Juan de Dios Paños Gómez (1° vice) 
Marifé Ferrero Vaquero (2° vice)
María Yáñez Alonso (secretaria) 
Jorge Bort Alonso (vocal)
Roberto Pérez Rodríguez (vocal)
Sara Aparicio Pastor (Vocal)
Almudena González Alonso (Vocal)

Unos representantes legales en Mozambique

Ismael Ferrero Vaquero
Teresa de Jesús Ferrero Vaquero
Laura Pierino

Los Coordinadores mozambiqueños de los Centros y Programas

Coordinador del Centro Recreativo Okhaviherana

Presentación en preparación

Coordinadora del Lar da Esperança

Gestor de Recursos Humanos

Presentación en preparación

Responsable del área de Protección a la Infancia

Presentación en preparación

Coordinador del Centro Jóvenes de Esperanza

Sou Pastor da Igreja Evangélica Assembleia de Deus. Trabalho na Fundação “Sementes de Esperança” desde o ano 2007. Ao longo da caminhada, passei a trabalhar em várias áreas nos Centros e Programas até passar a ocupar o cargo de Coordenador Geral. Nesses trabalhos encontrei o caminho para pôr em prática os valores humanos e espirituais que desde a minha juventude cultivei na Igreja.

Eu tinha talentos e valores dentro de mim, mas faltava-me uma oportunidade mais profunda para mostrar o que tinha no meu interior, alias eu vivia mesmo com incerteza sobre o que eu era de verdade. Contudo, quando conheci a Fundação, comecei a ver o tesouro que adormecia dentro de mim, porque cada trabalho que eu realizava, servia para mim de máquina escavadora que tirava para fora o que estava em mim escondido.

Sou Sufo Ássimo Carimo, natural do Distrito de Balama, e actualmente me encontro a realizar as minhas tarefas na Fundação “Sementes de Esperança” como Coordenador dos Programas de Combate a Hanseníase, junto à Associação de pessoas Atingidas pela Lepra em Moçambique -ALEMO-.

Sou um filho de duas nacionalidades, a minha mãe era Tanzaniana e o meu pai Moçambicano, dentre os filhos gerados pelos meus pais, eu sou o oitavo filho. Sou casado há vinte 22 anos. Neste casamento, tivemos o presente de quatro filhos, mas a vontade de Deus nos visitou e assim dois filhos já partiram para glória, pois o que Deus dá também pode levar; segundo como diz a Bíblia, em tudo damos graças a Deus.

Sou um cristão evangélico desde 1993. E desde que me tornei crente, ocupei várias posições na Igreja: fui líder dos jovens na Igreja de Montepuez, e quando atingi os 22 anos fui convidado para fazer parte no Ministério da mesma Igreja. Quando saí de Montepuez para Pemba, fui convidado para ser professor da Escola Dominical da Igreja Evangélica de Cristo e também fui nomeado como Vice-Presidente dos Jovens do Conselho Cristão. Depois dessa missão, fui chamado para liderar a Igreja Evangélica Assembleia de Deus do Bairro de Chibuabuar e fiz esse trabalho por um período de seis anos.

Toda esta trajetória me ajudou a realizar o meu trabalho na Fundação desde que ingressei em 2007, pois a missão humanitária que assumi levou-me a realizar as minhas actividades com maior responsabilidade. Inicialmente fui admitido como educador no Lar da Esperança, mais tarde passei a ser também responsável da biblioteca e sucessivamente fui colocado como Coordenador do Centro, função que exerci mais tarde no Centro Recreativo “Okhaviherana”.

Ao longo da caminhada, passei a trabalhar em várias áreas nos Centros e Programas da FSDE até passar a ocupar o cargo de Coordenador Geral. Porém, de todas as actividades que desempenhei são duas as que marcaram a minha vida: o trabalho de educador e o trabalho com as pessoas atingidas pela lepra. Nesses trabalhos encontrei o caminho para pôr em prática os valores humanos e espirituais que desde a minha juventude cultivei na igreja.

Uma das actividades que fazia com muito gosto quando estava com as crianças do Lar da Esperança “Elda Lunelli” era a Formação Humana. Esta actividade foi uma alavanca para muitas crianças concretizarem os seus sonhos. Ainda hoje eles afirmam que para chegarem onde estão, reconhecem que o caminho foi aberto pela formação humana que receberam.

E falando das pessoas atingidas pela lepra, é bonito ver como pessoas que já tinham perdido o valor de viver e a esperança, de repente lutaram para o seu bem-estar, começando a realizar histórias bonitas nas suas famílias e nas comunidades.

O segredo de tudo isso é que quando transmitia para este grupo os valores que encontrei na Fundação, o fazia com muita certeza e acima de tudo, sentia dentro de mim uma voz que dizia: “Continua a falar porque eles vão estar bem, se colocarem em prática o que dizes”.

Diante de tudo isso, a minha fé́ que arrastava desde jovem cresceu e me ajudou a semear sem hesitação os valores na vida das crianças, assim como dos adultos, pois digo sempre: “Família, se nós não fizermos algo, ninguém fará por nós” e como resultado, nasce uma força nova no meio das pessoas e elas começam a acreditar que cada um é capaz. Quando isso acontece, os resultados são extraordinários no meio de cada um.

Eu tinha talentos e valores dentro de mim, mas faltava-me uma oportunidade mais profunda para mostrar o que tinha no meu interior, alias eu vivia mesmo com incerteza sobre o que eu era de verdade. Contudo, quando conheci a Fundação comecei a ver o tesouro que adormecia dentro de mim, porque cada trabalho que eu realizava servia para mim de máquina escavadora que tirava para fora o que estava em mim escondido. Assim eu iniciei a ter um crescimento na responsabilidade, na corresponsabilidade e na colaboração.

Posso afirmar sem receio que vejo a Fundação “Sementes de Esperança” como uma intervenção de Deus na minha vida, que serviu para trabalhar o meu carácter, afim de exercer tarefas tanto seculares como espirituais. Uma vez tirado para fora o que estava dentro, as pessoas já acreditam que posso contribuir com os valores humanos e espirituais que tenho para o bem da comunidade.

Hoje sou Pastor da Igreja Evangélica Assembleia de Deus, que se localiza no bairro de Expansão, onde tem um número de 120 crentes com diferentes idades e culturas. Para mim este chamado de Deus é um desafio para começar a grande viagem com as ovelhas do Senhor Jesus Cristo, sabendo que cada ovelha precisará dos meus cuidados como Pastor.

Coordinador de los Programas de Lucha contra la Lepra.

Soy Pastor de la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios y trabajo en la Fundación “Semillas de Esperanza” desde 2007. En este camino, comencé a trabajar en diversas áreas de los Centros y Programas hasta convertirme en Coordinador General. En este trabajo encontré la manera de poner en práctica los valores humanos y espirituales que he cultivado en la Iglesia desde mi juventud.

Tenía talentos y valores en mí, pero me faltaba una oportunidad más profunda para mostrar lo que había dentro de mí; de hecho, vivía con incertidumbre sobre lo que realmente era. Sin embargo, cuando conocí la Fundación, comencé a ver el tesoro que dormía dentro de mí, porque cada trabajo que realizaba me servía como una excavadora que sacaba lo que estaba escondido en mí.

.. Leer todo ..

Soy Sufo Ássimo Carimo, nacido en el Distrito de Balama, y ​​actualmente trabajo en la Fundación “Semillas de Esperanza” como Coordinador de los Programas de Lucha contra la Lepra, con la Asociación de Personas Afectadas por la Lepra en Mozambique -ALEMO -.

Tengo dos nacionalidades, ya que mi madre era tanzana y mi padre mozambiqueño, y entre los hijos engendrados por mis padres, yo soy el octavo. Estoy casado desde hace veintidós años. En este matrimonio tuvimos cuatro hijos, pero la voluntad de Dios nos visitó y dos hijos ya partieron para la gloria, pues lo que Dios da también puede llevárselo; como dice la Biblia, “en todo damos gracias a Dios”.

Soy cristiano evangélico desde 1993; y desde que me convertí en creyente, he ocupado varios cargos en la Iglesia: fui líder de jóvenes en la Iglesia de Montepuez y cuando cumplí los 22 años me invitaron a formar parte del ministerio de la misma Iglesia. Cuando me fui de Montepuez a Pemba, me invitaron a ser maestro de la Escuela Dominical de la Iglesia Evangélica de Cristo y también me nombraron Vicepresidente de la Juventud del Consejo Cristiano. Después de esta misión, fui llamado a liderar la Asamblea de Dios de la Iglesia Evangélica en el barrio de Chibuabuar y realicé este servicio por un período de seis años.

Toda esta trayectoria me ha ayudado a desarrollar mi trabajo en la Fundación desde que ingresé en 2007, ya que la misión humanitaria que asumí me llevó a realizar mis actividades con mayor responsabilidad. Inicialmente fui admitido como educador en el Lar da Esperança, después fui también responsable de la biblioteca y luego Coordinador del Centro, función que más tarde ejercí también en el Centro Recreativo “Okhaviherana”.

En este camino comencé a trabajar en varias áreas de los Centros y Programas de la Fundación hasta convertirme en Coordinador General. Sin embargo, de todas las actividades que realicé, dos han marcado mi vida: el trabajo de educador y con personas afectadas por la lepra. En estas labores encontré la manera de poner en práctica los valores humanos y espirituales que he cultivado en la iglesia desde mi juventud.

Una de las actividades que me alegró mucho cuando estaba con los niños del Lar da Esperança “Elda Lunelli” fue la Formación Humana. Esta actividad fue una palanca para que muchos niños hicieran realidad sus sueños. Aún hoy, dicen que para llegar a donde están, reconocen que el camino lo abrió la formación humana que recibieron.

Y hablando de personas afectadas por la lepra, es hermoso ver cómo personas que ya habían perdido el valor de la vida y la esperanza, de repente comenzaron a luchar por su bienestar, comenzando a realizar hermosas historias en sus familias y comunidades.

El secreto de todo esto es que cuando le transmití a este grupo los valores que encontré en la Fundación, lo hice con mucha convicción y sobre todo, sentí una voz dentro de mí que decía: “Sigue hablando porque ellos van a estar bien, si ponen en práctica lo que dices”.

Ante todo esto, mi fe que se venía arrastrando desde joven, ha ido creciendo y me ha ayudado a sembrar los valores en la vida de los niños, así como de los adultos, como siempre digo: “Familia, si no hacemos algo, nadie lo hará por nosotros” y como resultado, nace una nueva fuerza entre las personas y comienzan a creer que todos son capaces. Cuando eso sucede, los resultados son extraordinarios en medio de ellos.

Tenía talentos y valores en mí, pero me faltaba una oportunidad más profunda para mostrar lo que tenía dentro, de hecho, vivía con incertidumbre sobre lo que realmente era. Sin embargo, cuando conocí la Fundación, comencé a ver el tesoro que dormía dentro de mí, porque cada trabajo que realizaba me servía como una excavadora que sacaba lo que estaba escondido en mí. Entonces comencé a crecer en responsabilidad, corresponsabilidad y colaboración.

Puedo decir sin miedo que veo la Fundación “Semillas de Esperanza” como una intervención de Dios en mi vida, que sirvió para trabajar mi carácter, con el fin de ejercitar tareas tanto seculares como espirituales. Una vez que he sacado lo que estaba adentro, la gente ya cree que puedo aportar los valores humanos y espirituales que tengo para el bien de la comunidad.

Hoy soy Pastor de la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios, que se encuentra en el barrio Expansão, donde hay 120 creyentes de diferentes edades y culturas. Para mí, este llamado de Dios es un desafío para iniciar el gran camino con las ovejas del Señor Jesucristo, sabiendo que cada oveja necesitará mi cuidado como Pastor.

Nuestros equipos

Lar da Esperança Elda Lunelli

Centro Recreativo Okhaviherana

Centro Jovens de Esperança

Centro Lambaréné

Manutención y logística

Los Beneficiarios de todos nuestros Centros y Programas

– Niños/as huérfanos
– Niños/as de la periferia urbana
– Niños/as con desnutrición
– Niños/as con discapacidad
– Niñas en riesgo de exclusión social
– Adolescentes y jóvenes en dificultad
– Menores con necesidad de protección
– Niños/as y jóvenes con necesidad de apoyo en los estudios
– Personas afectadas por la lepra
– Comunidades en aldeas afectadas por estigma social

Cada una de estas personas es valiosa, necesaria y responsable de la siembra que, antes o después, hará germinar la esperanza en la vida de los más frágiles.